ESCUCHA, ES IMPORTANTE

Yo vivía en una casa que tenía un ascensor acristalado que subía tan lento que poseía un asiento para descansar durante el ascenso –o descenso–. Eso quizá hizo que me acostumbrase a fijarme en las cosas que sucedían en la escalera en vez de perder el tiempo con conservaciones insulsas (otra cosa hubiese sido haber...