CON CANTARME BASTARÍA

Os voy contar un secreto. Me enamoro perdidamente de una mujer que (me) cante. Es una especie de hechizo en el que caigo rendido sin remisión. Rhiannon susurrándome una melodía. Me parece algo de tanta belleza que no soy capaz de oponer resistencia. Recuerdo hace unos años que una amiga me preguntó qué veía en Nina –cantante...

MI MÚSICA ES TU VOZ

Vamos, vamos, vamos, qué concierto nos brindaron los chicos de OT!! Técnicamente horroroso (salvo contadas excepciones que no nombraré porque #todossomoschenoa), pero a mí me moló cantidad; y eso que no lo vi en riguroso directo, que si no me hubiese flipado más (te quiero y quiero más, de lo que tú me das. Regálame...