MADRID ME MATA

Como decía la cabecera del mítico fanzine ochentero, Madrid me mata, y a pesar de todo, me encanta. Porque siempre me recibe con buen tiempo. Porque pasear por sus calles es un placer difícilmente explicable. Porque disfrutar de unas cañas en cualquiera de sus múltiples terrazas debería ser obligatorio hacerlo una vez a la semana. Porque puedes mantener...

PLEASE WELCOME… THE INDIANS!!

Lo bueno de apellidarse Varela –además de dar pie para crear una canción más que pegadiza–, es que en clase detrás de mí, dado que nos sentábamos por orden alfabético, siempre estaba sentado Vázquez, lo que hizo que si ya de por sí estábamos predestinados a ser amigos (madres amigas, y hermanos mayores amigos),...