NYC

  • Aterricé en NYC hace unas horas. Las justas para darme cuenta que a pesar que ahora estamos perfectamente comunicados “all over the world” y no hay fronteras, el mundo es muy grande. Mucho. No es el viajar una de mis características

  • Segundo día y me ha vuelto a pasar. Al pararme un momento a buscar algo en el móvil, se han parado a mi lado dos viandantes cualesquiera y me han dicho, “Can I help you??” Y gracias a esa frase, comprimida

  • Si de la multiculturalidad hablamos muy a menudo, yo no la había vivido en primera persona (ya os he dicho que soy un ratón de biblioteca, y de los sitios sé por los libros). Pero ayer empecé a poner remedio a

  • La jornada de la confraternización. ¿Recordáis que ayer os dije que me dirigía a una misa gospel y que esperaba que me recibieran cordialmente? Pues he de decir, sin intención de desvelaros nada, porque a mí me hizo mucha ilusión lo

  • Creo que pocas cosas hay en tan neoyorquinas como el Empire State Building y el Madison Square Garden. Pues ayer, del tirón, marqué en la culata de mi Colt las dos muescas que atestiguan mi presencia allí. Al Empire subí con la

  •   Mucho de esto que voy a pasar a relatar a continuación, fue escrito en el lobby del hotel Park Central en Nueva York, y es el final de una serie (leer entera AQUÍ) sobre mi estancia en dicha ciudad.   Ya ha