MANTA, PELI Y PIZZA

«Hoy domingo de manta, peli y pizza!!»

Escribes esto, todo contento, en las múltiples redes sociales que habitas –y que conforman ese mundo idílico en el que crees vivir–. Suena fenomenal, y es un plan con una pinta estupenda, pero, volvamos un poco para atrás…

El día ha empezado unas horas antes –cuando te has levantado, todavía no sabiendo muy bien qué hora era, dónde estabas, o cómo llegaste ahí– y has estado unos dos minutos mirando fijamente un zapato suelto que hay por el suelo del dormitorio, mientras estás sentado en el borde de la cama esperando que toda la sangre empiece a fluir por tu cuerpo escombro.
A esto has llegado porque ayer pensante que si los mayas fallaron en su predicción del mundo, tú estabas seguro de saberlo, y el fin del mundo iba a llegar hoy, así que te convertiste en el embajador de Jager y de José. Total, no iba a haber un mañana…

Pero ese «mañana» ha llegado y  quieres que se pare la vida, porque te quieres bajar.
Has deambulado sin sentido por la casa, sin saber muy bien qué querías hacer. Te vuelve a asaltar de nuevo la pregunta de todos los domingos que no es otra que «¿Desayuno tarde o como pronto?», así que mientras decides que hacer, comes un trozo de pan con mantequilla, restos de comida que hay en la nevera, unos Bocabits rancios que llevan abiertos desde el día que se inventaron, y para pasar el trago, haces café, pero te acabas bebiendo una Coca-Cola que hay abierta desde anoche. Vamos, lo que viene siendo un brunch castizo y casero.

Lobato suena de fondo, mientras piensas que por qué no se calla un poco, que quieres pensar unas cosas para dentro, y no te deja.
Además ya qué más da, el Mundial ha perdido todo el interés que puede despertar una acontecimiento deportivo un domingo por la mañana. Simplemente lo pones para ver si alguien en la salida se estaza, y lo sabes. Luego ya lo dejas puesto por la pereza que te da apagar la TV.

En este instante solo quieres que vayan pasando las horas para que te vayas encontrando de nuevo con esa persona que sueles ser de lunes a jueves, y que se transforma nada más salir del trabajo el viernes.
Para ello, ya has intentado cocina creativa fusión, con resultados más bien mediocres, pero que te ha servido para alimentarte. Has podido observar que tu cara poco a poco está pasando de ser de corcho a más o menos gomaespuma, aunque la mirada sigue siendo la misma con la que mirabas fijamente el zapato esta mañana.
Te has paseado un poco por Facebook para ver si alguien ha colgado alguna foto de la que te puedas arrepentir, aunque ayer cuando te la hicieron, te pareciese la mejor de la historia. Qué mejor que una instantánea con los pantalones bajados mientras sodomizas a una pobre estatua, ¿verdad?.

Y entonces llega ese momento en el que escribes «Hoy domingo de manta, peli y pizza!!», cuando en realidad lo que estás es completamente desparramado sobre el sofá porque no tienes fuerza ni para ponerte en cualquier posición medianamente anatómica que te permita estar cómodo. Como manta estás usando el trapo de la cocina que has usado como servilleta y que aún sigue por ahí. La peli es la que están emitiendo en Antena 3 porque aún no has cambiado de canal, y mucho menos has hecho el esfuerzo de poner un DVD, desde que acabó la Formula 1. Y pizza… quién tuviera una pizza en este instante!!
Pero no vas a poner todo esto en tu estado idílico de Facebook, ¿no?.

Besos para ellas y un abrazo para los demás.
Se os quiere y lo sabéis.

(Visto 215 veces)

Post a Comment