LA CHICA DE AL LADO DEFINITIVA

Tras oírlo en un capítulo de Cómo conocí a vuestra madre, llevo con este titulo escrito en un borrador unas cuantas semanas, sin ninguna linea que le acompañe. Pero me gustó tanto la frase que estaba seguro que en algún momento me serviría para algo. Y eso sucedió ayer…

 

Escuchaba un podcast donde tenían de invitado al ya tantas veces nombrado aquí Guardián entre el centeno, y hablaba de una entrevista que hizo a Cindy Crawford.
Comentaba que llegó ella con americana, camiseta blanca, vaqueros. En plan casual… Vamos, como si fuese la vecina de al lado –en este caso, tanto para él como para mí perfecta–.
Vale que no todos tenemos de vecina a Cindy Crawford, pero estoy seguro que sí la nuestra particular.
Y es que es un estereotipo tan interiorizado que casi podríamos decir que venimos de serie con una.

¿Pero qué tipo de mujer es «La chica de al lado definitiva»?
La primera obviedad debería que ser que fuese tu vecina, pero no. Una chica de al lado puede no vivir a tu lado. Simplemente con que pudiese ser así bastaría para poder entrar en esta categoría.
Tiene que ser esas chica con las que siempre es un placer cruzarse en el portal, en la calle o en el descansillo. Simpática, agradable, atractiva (que no necesariamente guapa). De las que sonríe aun en los días grises. Siempre con buenas palabras, las cuales dice sin forzar la situación. Porque ella es así, natural y espontánea.

Con la vecina de al lado se tiene una relación a mitad de camino entre la amistad y el amor, sin estar nunca definida, porque ahí precisamente está la gracia. Podéis perfectamente iros de juerga por ahí los dos, sin necesidad de pensar que buscáis algo más que vivir la vida, pero tampoco se cierra nunca la puerta a que algo más pudiese suceder.
Y es que como bien dijimos antes, la naturalidad es un rasgo distintivo de ella, y si en un momento dado el camino lleva hasta allí, se sigue con paso firme y sin mirar atrás. No pasa nada.

Cae bien a tus amigos, y también a tu madre. Es poseedora del Yin y el Yan, y usará la parte necesaria en cada momento, porque maneja los tiempos como nadie.
Y por supuesto es amiga del cartero. Siempre es amiga del cartero.

Crecisteis juntos, jugasteis juntos, e incluso fuisteis juntos al colegio. Aunque la vida os pudo llevar por senderos opuestos en algún determinado momento, siempre estuvo allí. Es más, durante años fue tu amor secreto, pero aquello quedó para ti, y nunca se lo dijiste, no se sabe si por miedo o vergüenza.

 

En cierta forma te arrepientes de no haberlo hecho y haber perdido la oportunidad, pero recuerda que igual que para ti siempre hubo una chica de al lado perfecta, tú puedes haber sido el chico de al lado perfecto para alguien (y sino que se lo pregunten al cantante de Smokie que se pasó 24 años suspirando por Alice…)

 

Besos para ellas y un abrazo para los demás.
Se os quiere y lo sabéis.

 

 

 

(Visto 148 veces)

Post a Comment