ESE CARACTERÍSTICO CRUJIDO

Buenas noches amigos!!

Como la verdad es que cada vez estoy más vago a la hora de ponerme a escribir porque el tiempo me oprime como a Scarlet O’Hara el corsé que le apretaba Mami, no me prodigo mucho por estos lares.
Pero hoy me apetecía, así que me he puesto a ello y con la intención de escribir sobre lo vintage.

Pero no en lo referente a la moda, que no tengo ni idea, sino a la música, de lo que tampoco tengo mucha aunque lo disimulo mejor.

No sé muy bien por qué, hace unas semanas me dio por desempolvar mis vinilos, y no sabéis lo que lo he agradecido.
Sí, la música digital es más cómoda, suena mejor, no abulta prácticamente, pero… No es un vinilo!!

Qué gusto da ver las caratulas en todo su esplendor, los libretos interiores, poder leer las letras de las canciones sin tener que quedarte ciego… Y por supuesto, lo que me ha gustado oír ese crujido característico de este tipo de formato.
También he escuchado canciones que hacía mil años que no escuchaba.
Con el iPod/iPhone/iPad o bichos similares, si una no te gusta, das al botoncito y se pasa a la siguiente… Con el vinilo no.
Habitualmente dejas sonar la cara entera, y así es justamente como se encuentran las grandes canciones, que muchas veces no son single de ese disco que les acoge y nunca se llegan a escuchar si no fuese de esa manera.

Así que aquí llevo unos días escuchando vinilos, y de rebote algún que otro cd, que es el otro daño colateral de la música en formato digital no físico.

Besos para ellas y un abrazo para los demás.
Se os quiere y lo sabéis.

P.D.: esta mañana de hecho he vuelto a uno de los templos del vinilo en Valladolid como es Charly Blues para hacerme con algo «nuevo», y no sabéis lo bien que me lo he pasado rebuscando, y sobre todo oyendo las siempre interesantes historias que te cuenta el propio Charly.
Volveré!!

 

(Visto 35 veces)

Post a Comment