EL ÚLTIMO BAILE

Hace un año por estas fechas escribía lo que casi significó mi despedida definitiva de las cabinas.
Era un texto en caliente, pero muy cierto. Ninguna mentira se podía encontrar en sus palabras.
Tal vez la única, como el tiempo ha demostrado, fue que dijese que era mi despedida.

Pero igual que hay verdades a medias, hay mentiras a medias, y ésta lo fue porque en el último año mis apariciones por las cabinas han sido tan mínimas que me podría considerar jubilado. Y tras estas últimas ferias –a falta del cierre por mi parte–, puedo afirmar que menos van a ser, dado que me he visto superado por las circunstancias, y sobre todo, por la juventud.

A día de hoy bailamos, y nunca mejor dicho, a ritmos completamente distintos.
Ni me he sabido –ni mucho menos he querido–, adaptarme a los tiempos modernos.
No hay necesidad. Que pasen los siguientes (que los hay), y que dirijan a las masas por mí.

«Todavía tienes tu público» me dicen muchos para animarme. Y no dudo que lo tenga, lo cual agradezco sobremanera; pero ese público sabrá vivir sin mí perfectamente, igual que vivieron otros antes que ellos la marcha de su «pincha de cabecera».

Reconozco que cuando accedo a un escenario la subida de adrenalina en determinados momentos es bestial, y es capaz de hacer olvidar todo el sufrimiento. Pero ayyyyyy las bajadas… Esas cada vez cuestan más remontarlas, y no estoy yo entrenado para ascender grandes repechos. Se vive muy cómodo en la meseta.

La música que se hace ahora no me motiva lo más mínimo, y creo que la antigua la he exprimido ya hasta sus últimas consecuencias. Turnedo no da más de sí sin caer en tópicos. Hombres G ya no animan per se. Los Ronaldos simplemente se han quedado para «no poder vivir sin ti, porque no hay manera». El indie es de todo menos indie, y creo que está a punto de ser ya parte del pasado. «One way» se quedó sin «another». Mr. Brightside empieza a ver las cosas negras. Y Sinatra… Sinatra me ha dado tantos grandes cierres que ya es hora que lo deje descansar.
Ahora sólo hay trap, rap, ap, p… y reggaeton. Todo gira sobre él, y no lo entiendo.

Recuerdo aquellos tiempos en que en un mismo bar convivían el rock y el pop (en ingles o en español). El heavy, el punk, el grunge e incluso algo de dance. Ahora no.
Ahora alguien ha decidido que la omnipresencia de ese ritmo machacón llamado Reggaeton & Co. sea total y absoluta.
Que lo disfruten a quienes les gusta, que a la vista está que no son pocos, pero desde luego que no cuenten conmigo para que lo predique como Saulo la fe cristiana.

¿Qué lo digo de mal café? Pues mirad, voy a ser sincero. Sí. Me parece la mayor aberración que he oído en mi vida.
«Es lo mismo que pensaban nuestros padres cuando oyeron a The Beatles»
Mentira!!
Mi padre, que era un gran melómano, fue un enamorado de The Beatles. Y todo por la sencilla razón de que amaba la música, y esos señores rompedores en aquel lejano 1962 eran unos estupendos músicos que hacían música.
Dudo mucho que le hubiese gustado lo más mínimo esto que impera ahora. Simple, ¿verdad?

Y por todo esto me veo incapaz de seguir intentando adaptarme a los tiempos. No tengo ni una mínima pizca de ganas.
Ahora disfrutaré de los bares de otra manera. Preferentemente sentado en la terraza de cualquiera que me ponga medianamente bien un Black Label con hielo. Charlando si hay compañía, o disfrutando de la soledad cuando sea menester.
Quien se quiera unir a mí, siempre será bienvenido.

 

Besos para ellas y un abrazo para los demás.
Se os quiere y lo sabéis.

(Visto 293 veces)

Comments

  • 14/09/2019

    Moncho Salamanca

    Amén amigo Pati.
    Todo gira en torno a la misma palabra: C U L T U R A
    Lo mediocre caduca y la calidad perdura para siempre.
    Un abrazo.

    reply
  • 17/09/2019

    David Gutiérrez

    Hola Paty,

    Me siento totalmente identificado con el post, y me resisto a pensar en tu despedida. Seguro que no me fallas y quiero volver a verte dentro de una cabina, o subido a un escenario poniendo nuestros temas. Cómo, cuándo y dónde sea. A la penúltima (nunca diré la última) no pude asistir por mis laborales parentales, pero me han dicho que la mejor palabra que la define es: SUBLIME.

    Por último, cuenta conmigo para ese whisky con hielo si tienes a bien. Y darte las gracias por tanto.

    Te queremos y lo sabes.

    Un fuerte abrazo,

    David

    reply
  • 17/09/2019

    Alfonso De La Llana

    Nadie sabe lo que es ponerse ahi delante, nadie sabe lo que es intentar hacer feliz a la gente aunque no te apetezca, y por lo de la música, seguramente tengas razón en todo, pienso mas bien que lo que esta cambiando es la sociedad y no solo la música. Esta claro que cualquiera de esos ritmos machacones se te pueden quedar grabados en la cabeza durante días, pero no te harán nunca erizar la piel, soltar una lagrima, pensar en esa chica.
    Un abrazo Paty y a disfrutar lo bailado.

    reply

Post a Comment