DESDE AQUÍ DESDE MI CASA…

… VEO LA PLAYA VACÍA.

A que según has leído el título has acabado la frase, incluso son su tonillo correspondiente??
Sé que sí, tunante!!

Y es de eso de lo que quiero hablar hoy. De esas canciones de las que al oír los primeros acordes o la primera frase, automáticamente tu garganta cobra vida propia y las canta de carrerilla y casi si respirar, y que en su día supusieron que te madre te dijese aquel mítico «ayyyy si te supieses las matemáticas como las canciones…».

La verdad es que soy el rey, permítanme la frase, de las canciones para cantar, las cuales llevo pinchando ya muchos años, y lo hago por que al primero que le gustan es a mí mismo.
Quién no me ha visto en la cabina de algunos de los 245.763 bares en los que he pinchado, cantando hasta desgañitarme??
Pues ese es uno de los motivos por los que después de tanto años, me sigue gustando lo que hago noche tras noche. Y me gusta mucho más, cuando además de mí, lo hace por lo menos alguna de las personas que están entre el «público».

Recuerdo una vez, trabajando en mi querido PoP, que tan grandes momentos nos dio, vi lo que era un bar entero cantando una canción. Un bar entero!!!
Que gozada. Que satisfacción por el trabajo bien hecho, y por una perfecta comunión entre el público y uno mismo.
Os puedo jurar que me emocioné de una manera increíble, y tal es así que recuerdo ese día como uno de los mejores de mi «carrera» como pinchadiscos.
La verdad es que la canción, lo merecía…

Desde mi habitualmente privilegiado puesto de mando puedo ver casi todo lo que sucede en un bar (más de lo que os pensáis algunos, así que cuidado con las maldades que hacéis bajo el amparo de la oscuridad y del bullicio…), y en el momento que veo que una persona mueve sus labios al ritmo de la canción, me activo de manera inmediata y desempolvo mi guitarra imaginaria y mi batería invisible para dar rienda suelta a uno de mis mayores vicios, cantar!!

Y es que algunas canciones tienen partes tan identificables, que incluso le llegan a cambiar el mismo título de la canción, y si no, decidme como se llama esta que dice «Hace calor, hace calor, yo estaba esperando que cantes mi canción…» o el sempiterno clásico «Sufre mamón…»
Hale, a buscarlo, porque seguro que muchos ahora tenéis intriga en averiguar cuáles son los auténticos títulos de esas canciones.

En vuestro descargo diremos que esas por lo menos son conocidas por algo que al fin y al cabo está contenido en su propia letra, y no esas que son  «La de IKEA», «Esa que ponen tanto en la radio ahora» o mi preferida,  «Sí hombre, esa que es nininonino tatata ahhhhhh», que junto al ruido que hay alrededor y al habitual estado ligeramente ebrio de quien te la pide, hace que averiguar qué te está pidiendo, sea más complicado que solucionar el asesinato de Kennedy.

Muchas son las que se podrían enumerar y catalogar entre estas que yo denomino canciones para cantar, y como sería casi imposible mencionar todas, me encantaría que vosotros me dijeseis cuáles son las vuestras.
Empiezo yo con la mía, que aunque en inglés, no podría ser otra, al ser la misma con la que sigo cerrando día tras día mis sesiones desde hace por lo menos 10 ó 12 años, a veces con micro, otra sin él, y algunas incluso sin pizca de voz, pero con las mismas ganas e ilusión, y como al fin y al cabo aquí hemos venido a participar y a pasarlo bien, con eso vale.

Besos para ellas y un abrazo para los demás.
Se os quiere y lo sabéis.

P.D.: nótese que el Neeeeeeeew Yooooooork largo al final, es el segundo, y creo que ya es hora que nos lo vayamos aprendiendo, que algunos la habéis cantado el mismo número de veces que yo, y se os sigue olvidando. No, no, no…

desde_aqui

(Visto 36 veces)

Comments

  • 26/11/2013

    Moro

    Maravilloso blog Paty, ¡felicidades!
    Quiero aprovechar además para saludar a Isaac que me estará leyendo.

    reply

Post a Comment