CON ESTAS LETRAS, YO TE DESPOSO (3ª PARTE)

«Pueden ustedes ir pasando al salón de baile cuando deseen»

Estás palabras son como una cuenta atrás en Cabo Cañaveral, como un pistoletazo de salida en una carrera de atletismo, o como el pitido que indica el comienzo de un partido de fútbol.
A partir de aquí, lo que suceda en las siguiente horas, nunca está escrito, pero ciertas pautas se repiten boda tras boda, desde el comienzo de los tiempos.

Lo copioso del coctel y de la cena tiene una simple finalidad… Empapar.
No nos engañemos, a todos nos gusta que nos pongan unos suculentos manjares, pero de verdad, por lo que cenamos bien es para crear un buen lecho para lo que está a punto de venir.

Y el primer objetivo es llegar el primero a la barra y así evitar aglomeraciones.
Eso sí, hagas lo que hagas, siempre estarán allí ya los crápulas, que yo creo que en determinadas ocasiones, ni siquiera han cenado, y se han ido directamente a tomar copas… A que sí, crapuletas del mundo??
Y es importante hacerte amigo del camarero, porque de él va a depender que estés bien aprovisionado en lo sucesivo, independientemente de la gente que haya delante tuyo.
Hazte colega de uno, y tendrás preferencia como un cliente VIP.

Por lo tanto, ya tenemos la copa, le estamos dando las ultimas caladas al puro, y llega la hora de demostrar todas tus habilidades en el show business.
Vamos a la pista!!

A todas las bodas se les quiere dar un toque digno y elegante musicalmente hablando, cosa que me parece estupenda, y jamás quitaré las ganas a nadie de hacerlo, pero asumidlo, vais a bailar el Follow the Leader sí o sí.
Es una verdad no escrita, como que lo que te va a sentar mañana mal van a ser los hielos de agua mal licuada o los limones en mal estado (sólo una única vez en mi vida estuve seguro del tema de los limones, y aquellos sucedió en la desaparecida Posada del Mar. Estoy seguro que si hubiese retirado ese limón de la copa, hubiese salido corriendo…)
A lo que íbamos, una vez que has asumido que vas a perder cualquier atisbo de dignidad y te vas a bailar lo que te pongan, disfruta. Solo se vive una vez.. Uan, chu, tri. Caramba!!

Yo reconozco que soy muy poco dado a los bailes, porque siempre he sido más de tocar instrumentos imaginarios, pero en las bodas me doy unas ligeras concesiones, porque además bailando, se suele ligar bastante (no es mi caso, soy de Valladolid. Pero eso me han contado amigos de fuera), y quiere comprobarlo en mis propias carnes.

Pero si lo tuyo no es bailar, ni cantar, ni tocar instrumentos imaginarios, tranquilo. Siempre encontrarás al elemento fundamental de una boda, y es ese amigo que va por libre, descamisado, con las gafas de sol puestas, y que es casi seguro que estará en la barra, en la terraza o deambulando por la sala, con una copa permanentemente pegada a la mano, y subrayo permanentemente, porque será así (se ha hecho amigo de un camarero, y ya hasta le ponen las copas sin pedirlas).
Él te hará compañía en esos momentos en los que tu cuerpo no quiere tanto alboroto y desenfreno musical. Además, va a aguantar hasta el alba y más allá, que por eso se ha puesto las gafas de sol con suficiente antelación, como producto de ese trauma que le produjo el anuncio de Ray-Ban en el que unos pobres vampiros se evaporaban con los primeros rayos del sol.
Él no es vampiro, pero esa fotofobia ganada año tras año trasnochando, le da cierto respeto.

Y así ira transcurriendo esta parte final de una boda.
Les habrá quienes mantengan la compostura. Les habrá quienes no mantengan ninguna. Y por supuesto habrá quienes ni se mantengan ellos mismos.
Pero como bien dicen las sabias palabras de Massiel, esa grande de España:
«Ir a una boda y no emborracharse, es de mala educación»
Y no seré yo quién contradiga las palabras de La Tanqueta de Leganitos, amigos!!

Besos para ellas y un abrazo para los demás.
Se os quiere y lo sabéis.

P.D.: este viernes tengo mi cuarta boda en un mes y medio, así que pondremos de nuevo en práctica lo aprendido en este post, que para eso soy yo el autor.

 

 

boda_3

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

CON ESTAS LETRAS, YO TE DESPOSO (1º PARTE)
CON ESTAS LETRAS, YO TE DESPOSO (2º PARTE)

(Visto 52 veces)

Comments

  • 09/07/2013

    Donato

    ¡Buenísimo! Pero debo añadir un personaje más, el individuo, o la individua, que sólo va a las bodas para sacar a bailar a todos los asistentes que por el motivo que sea no estén bailando, y que reconocerás por su facilidad para iniciar una conga.

    reply

Post a Comment