COLLAGE DE TOPS… Y DE RECUERDOS

Ayer, miércoles 20 de febrero, Cindy Crawford cumplió 48 años, y nada más leerlo por la mañana, me vino a la cabeza mis años en los que ELLA (porque no ha habido nadie más que Cindy C) decoró mis carpetas, y he recordado lo que me gustaba hacer esas carpetas.

Por Alta Fidelidad aprendimos, gracias a John Cusack, lo complicado que era grabar una cinta recopilatoria, pero nadie dijo nunca lo difícil que era decorar bien un carpeta. Y más en mi casa, que era casi una tradición familiar, y cada carpeta tenía que quedar mejor que la anterior.

Y es que además os estoy hablando de una época en la que las fotos había que buscarlas de revista en revista. Nada de poner en Google «La Terremoto de Alcorcón» y disponer de infinidad de imágenes de tan magna belleza patria.
No, mis queridos amigos. En aquella época había que tirar de recursos, de cartera, y de buscarse la vida de la manera que pudieses.

Hubo una temporada en que Magic Johnson y James Worthy fueron los protagonistas de esas fotos. Luego tuve una tremenda obsesión con Madonna, cuando todavía era semi-normal, cantaba La Isla Bonita y salía de vez en cuando con un sombrero cordobés y un corpiño negro, del que todavía me acuerdo.
Más tarde me hice un profesional del surf con aquella revista que no podía tener otro nombre mejor que Tres60; y desde tierra de secano conocí a Martin Potter, Tom Carroll, y por aquel entonces, un imberbe Kelly Slater; e incluso el mundo del skate con el genio Tony Hawk.

Pero… Pero… Pero… Llegaron ellas!!

Linda, Christy, Helena, Claudia y por supuesto ella, Cindy!!
Anda que no he ojeado ELLEs, Marie Claires, TELVAs o Vogues… Había que rellenar muchas y muchas portadas de carpetas, libros o cualquier cosa susceptible de podérsele pegar cosas en sus tapas, para luego forrarlas.
Me sabía de memoria todos los desfiles, campañas publicitarias (soberbia una de bañadores para Versace) y sus vidas cotidianas, en las que por supuesto, les encantaba ir con vaquero, una camiseta blanca, mientras bebían una copa de vino en el jardín de su casa.
Además, es que sí es verdad que con un vaquero desgastado y una simple t-shirt, estaban increíbles!!

Pero no todo consistía en recopilar fotos y pegarlas de cualquier manera. Aquello era un autentico trabajo de decoración de interiores!!
Había que crear el equilibrio de formas, tamaños, colores, y que además todo quedase bonito, porque todas estas cosas las encuentra Calatrava, a priori, y luego pasa lo que pasa… Ejem, ejem.
Además, había que rellenar huecos, porque sólo fotos no valía. Así que aquí entraba en juego aquello que fuese más «molón», y por aquellos años, lo más eran posavasos de bares de Madrid (por lo menos para un adolescente de Valladolid), pases de puerta de las discotecas de moda, o no te digo nada si eras capaz de conseguir un billete del metro de Londres o algo así, «exótico»… Capitán general!!

Sí que es verdad es que con los años, estás divas fueron compartiendo espacio con los ídolos del rock, porque a uno la vena musical siempre le acaba tirando, y además, el grunge había llegado con fuerza y yo era parte de esa Generación X tan protagonista de esos años, por lo que qué mejor que un pibonaco de aquellos al lado de las fotos de Kurt Cobain y Eddie Veder, a quienes imitábamos en el vestir en el día a día y a quién nos queríamos parecer (montando incluso un grupo de música, del que algún día hablaré, porque me muero de ganas de hacerlo, incluyendo algún tipo de material fotográfico que tengo por ahí); pero ellas siempre tendrán un lugar preferencial en mi corazón, y sobre todo en mi testosterona.

Y vosotros, a quién teníais en vuestras carpetas??

Besos para ellas y un abrazo para los demás.
Se os quiere y lo sabéis.

(Visto 27 veces)

Post a Comment