Música

No creo que la apertura de la cámara mortuoria de Ramses II produjese tanta emoción como la que tuve yo al descubrir que unas cajas con cassettes antiguas mías –que pensé que en su momento se habían ido al pozo