BYE, BYE BIRDIE


Durante mi vida, en más de una ocasión, he modificado alguna de mis conductas habituales, cortando por lo sano si fuese conveniente.
Hoy os voy a hablar de las que atañen al campo del ocio y el entretenimiento.

Dejé de ver Telecinco hace ya muchos años. La desintonicé, de hecho, pero las malditas televisiones modernas la vuelven a colocar en mi parrilla; así que opté por mandarla lejos, muy lejos, para no llegar nunca, ni aunque pasase canales por aburrimiento.
A Pablo Motos le tengo vetado porque no me gusta (evitaré explayarme en este punto. No es necesario).
Si veo aparecer a Arguiñano, cambio de canal como si me cobrasen a precio de tinta de impresora cada segundo que permaneciese en mi pantalla. Si quiero que me hablen de política y me den lecciones de moralidad, no vería a un cocinero.
Nunca leo los comentarios de las noticias, principalmente ni de las políticas ni de las deportivas, por salud mental.
Y así podría enumerar unas cuantas cosas más.

La última de ellas ha sido darme de baja de eso que conocemos como Twitter, pero que bien podría llamarse El Patio de Colegio.
Tiene sus grupos cerrados, sus peleas, sus profesores y sus alumnos. Hay deporte, hay comida, y como en todo patio que se precie, hay abusones y pardillos.
También hay, y menos mal, gente que habla con todos los grupos, que se adapta a cualquier deporte, que defiende a los pardillos y ajusta cuenta con los abusones.
Y yo me he cansado de eso.
La época del colegio ya la viví; con muy buenos y gratos recuerdos, y con grandes amigos que conservo desde entonces, por cierto. No quiero volverla a repetir.

Me he cansado de la gente que se escucha sólo a sí misma, por más que los demás tengan cosas interesantes que decir. Lo bonito de una red social es que sea social. Para escuchar soliloquios, me voy al teatro, o al Speakers’ Corner de Hyde Park.
Me he cansado de aquellos que se han creado un personaje y se han visto devorados por él, como hizo Saturno con sus hijos. No me interesa lo más mínimo la opinión de ese tipo de gente que se cree sus propias mentiras, cegados por su ficticio (y efímero) éxito.
Me he cansado, y mucho, de aquellos que piensan que sin ellos muchos otros no podrían vivir y les tocaría vagar sin rumbo por el desierto,  y que lo que dicen es dogma para sus discípulos, cual Mesías 2.0

¡Y mira que me gustaba leer las cosas que muchos de vosotros publicabais, y las cuales me encantaba compartir para que otros pudieran disfrutar de ellas!
Me encantaba cuando contábais las anécdotas que os sucedían cada día, y que daban para conversaciones –entre muchos algunas veces, sin que nadie se sintiese excluido–. Por supuesto me encantaba también leer las noticias de última hora, que siempre salían en primicia del pico del pajarito azul.
Pero ha habido un momento en que los contras han pesado más que los pros; y mientras decido qué hago con mi cuenta, la he cancelado.
Tengo 30 días para pensar cómo enfocar esta crisis de fe, en algo en lo que creía, que me ha dado, y que me parecía un gran invento para la comunicación moderna.

Nadie me obligó a darme de alta allí. Nadie me obligó a leer a nadie. Y ni mucho menos a seguir a quien no quería. No hay nada que reprochar a ninguno de los allí presentes.
Pero al igual que decidí entrar en su momento, creo que lo mejor ahora es salir, o por lo menos alejarme mucho para ver las cosas con otra perspectiva. Porque además, gracias a Dios, tengo una vida social –de la de verdad, palpable– muy rica.

Besos para ellas y un abrazo para los demás.
Se os quiere y lo sabéis.

P.D.: a los que escribís, os seguiré leyendo en los medios dónde lo hacéis habitualmente, o a través del reader de rss, que me avisa cuando publicáis. Con los que hablaba más a menudo, os tengo localizados por otros medios, así que tampoco perderé el contacto. Y a los que os conozco en carne y hueso, pues ya sabéis, cuando queráis quedamos en Caruso. Y si no estoy, silbáis y aparezco.

(Visto 68 veces)

Comparte este post

Comments (2)

  • Tony moloni Reply

    Mi hijo va al causo y pregunta por Paty Varela lorolorololo…no digo más. Pato i dont like twitter, una red social no puede ser asimétrica por concepto porque las relaciones sociales son simétricas en él sentido de una mínima reciprocidad. Twitter es la red social de los gurus… Haces bien, my point of view

    21/03/2016 at 11:25 pm
    • patyvarela Reply

      Y cada vez el punto de vista de más gente. Gente además que es de lo más social en la vida real, por lo que algo saben de eso.
      Una pena que unos pocos hayan querido convertir aquello en su propio coto, pero bueno, que se queden con su solar y que lo disfruten con gusto. nosotros disfrutaremos de nuestra propia vida, y le daremos a Twitter el uso que se merece.
      Thanks for your point of view, Toni Moloni, The Circus King!!

      21/03/2016 at 11:38 pm

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *